Callejeando por Avilés

Con motivo de la celebración del festival literario Celsius232 me acerqué hasta Avilés, una ciudad en la que conviven perfectamente los viejos edificios como esta capilla:

130802-155512-MMG

Con las estructuras más modernas, como el centro Niemeyer:

130802-161453-MMG

Y, tratándose de una ciudad costera, no pueden faltar los barcos. Aunque no siempre sean tan imponentes como éste:

130802-160617-MMG

Ruinas

Los edificios en ruinas tienen un encanto especial. Podría pasarme horas dentro (de hecho lo hago), buscando rincones y detalles para fotografiar. De hecho, mirarlos a través del visor me enseñó a disfrutarlos, a ver en ellos la misma belleza que en una flor o una puesta de sol.

Me encanta pensar en cuántas historias encierran, cuántos sueños, cuántas ilusiones, cuántas decepciones… cuánta vida, en general.